20 septiembre 2010

LESacón

Pensaba dejar la entrada número cien del blog para un artículo de opinión más denso, pero lo dejaremos para el 101 que tiene más carisma y al final me ha pillado el toro de la actualidad.

Todo el fin de semana metido en las Ludo Ergo Sum, con las gemelas (aunque, para ser sincero, en este tema la heroina fue mi novia) y sin parar. He visto a todo el que quería ver ya ochocientas y pico personas más (nuevo récord de participación, si entendimos bien a los de megafonía), lo que después de tres años y a pesar de haber cambiado de localidad, da estabilidad al evento. ¡Buen trabajo!

Aunque todos los días hubo mucho movimiento, el sábado por la tarde impresionaba no ver casi mesas vacía y eso incluye a las dedicadas al rol. Aun así, si necesitabas un hueco te lo hacían. Yo tengo que partir una lanza por la organización en general, concretando a los que se tomaron las molestias de preocuparse por el cada vez más creciente fenómeno de rolero-con-hijos y en lo personal un agradecimiento muy en especial y con doble estrella de mérito a Plunder, que hizo todo lo posible por hacernos sentir cómodos.

Lo mejor de las jornadas para mí ha sido el contacto con gente a la que o conozco sólo por mail o foro o apenas las veo más de una vez al año; ese crisol de frikismo ha llevado a estupendos debates y charlas de los que todos nos hemos enriquecido. De cierta comida en la que estábamos representantes del rol indie, del asociacionismo rolero, de las tiendas y de los medios me llevo frases y sabiduría de bar que no se pagan con moneda de platino.


En cuanto a partidas, aparte de haber podido dirigir el que espero sea el último playtesting de "Un asunto polémico", módulo de Haunted House, me he metido entre pecho y espalda una pachanga de D&D Básico y otra de Lady Blackbird, algunos juegos de mesa y un delirante vivo de Koña (Arcano Trece y FK) que transcurre dentro de la mente y protagonizado por las personalidades de Tim Burton que, cuando esté pulido del todo va a ser im-pres-cin-di-ble.

En lo positivo, creo que se ha mejorado con respecto al espacio, que ahora puede dar cabida a más gente y sobre todo tiene mejor accesibilidad para todos los públicos. También me ha impresionado el voluntarismo con el que trabajan los chicos de la organización, casi siempre sonrientes, siempre dispuestos, siempre preguntando si necesitabas algo. Y muchos, muchos camisetas naranjas, suficientes en mi opinión, quitando alguna cola en el área de control. La abundancia de bebidas (imprescindible con el calor que hacía ahí dentro) y asientos (no creo que nadie se quedase de pie obligado), el espacio perfectamente definido, cartelería y textos informativos suficientes..

En lo negativo, algo que repite y que quizá sea lo maś difícil de cambiar: el tema sonoro. Yo acabé anoche casi afónico porque tanta gente en un mismo pabellón convierte cualquier partida en un esfuerzo vocal sobre todo para el árbitro. Aun así la gente jugaba, pero entiendo que este entorno llame más al juegod e mesa rápido que al sereno roleo.

Y, que quizá para otro año fuera posible poner una carpa fuera y ahí hacer actividades más serenas, tipo debate, presentaciones de novedades y demás. Creo que eso atraería a gente interesada en juegos concretos y, quizá incluso a patrocinadores que quisieran su espacio momentaneo pero no pudieran permitirse un stand. Ahí va la sugerencia.

Transmito también la de mi pareja: guardería. Se lo repitió a todo hombre o mujer de naranja al que vio y es que tiene su lógica empezar a tener un espacio con personal para este tema. Además, ¿qué padre no pagaría una cantidad mínima por dejar a los retoños un par de horas a buen recaudo mientras frikea a gusto? Prometimos y cumpliremos lo de la recogida de firmas para la siguiente.

06 septiembre 2010

Shadow House

Leyendo actualizaciones os habréis topado alguna vez con un comentario sobre algo que andamos haciendo Carlos Plaza Calzada, alma mater de Shadow Hunters y yo, como uno de los creadores de Haunted House. Pues ya lo tenemos.



Se nos olvida a menudo, en cuanto nos ponemos a publicar, que los creadores de rol, desde el más independiente al más integrado en la corriente del mercado, somos fans de algún otro juego. Hay quien lo oculta por aquello de no recomendar a la gente que compre lo de la competencia (tanto como se ocultan a veces las fobias, porque te sueltan enseguida a los perros) y hay quien no. En este caso, Carlos y yo hemos decidido quedarnos en el bando de los pistoleros buenos.

La cosa nació a iniciativa suya y nuestra idea es sobre todo la de crear material de fan; yo como fan de su juego y él como fan del mío. Así, hemos mezclado cosas en la coctelera, un mucho de su ambientación y otro tanto de mi sistema de reglas y hemos parido Shadow House, un material escrito a medias con un popurrí de temas que pueden servir para fans de ambos. Así, hay un bestiario cruzado, consejos para meter el concepto de Haunted House en Shadow Hunters, cómo crear aventuras rápidas al estilo de HH con monstruos de SH y una aventura con datos para usarla con ambos sistemas de reglas.

Me gustaría insistir en el tema del material fan. Solitos y sin más apoyo gráfico que el reciclado, hemos hecho una cosa tirando a decentilla que sirva para darle ideas a quienes le dan al vicio con cualquiera de nuestros juegos.

Para mí, más que al material, al que aún habrá que pulirle alguna errata más y mejorar la maqueta cuando haya tiempo, le doy valor a la propia experiencia vivida. Me cuesta encontrar por ahí trabajos similares en los que se aparquen los egos un rato y se colabore para hacer algo que beneficie al otro a la vez que a tí mismo, mezclando churras con merinas. HH y SH compiten en campos similares y si Carlos se decide a la edición en papel será competencia directa. ¿Y?

Cicateros, desconfiados e incrédulos, abstenerse.

Shadow House en Tesoros de la Marca